Teléfono: 948 331101    Mail: industrias@zelusl.com

Por qué utilizar retardadores KLAM


 positivo1  Los ralentizadores Klam son más ligeros, más pequeños, menos consumo y más par de frenada.

Con los sistemas de 8 ó 16 bobinas (dependiendo de la aplicación) los ralentizadores tienen más capacidad de retención que los de nuestros competidores. Competitivas dimensiones y pesos, junto con potencia y consumo son nuestros standards.La gama de productos Klam dispone de las tradicionales 16 bobinas o las nuevas 8 bobinas (ó 6) y son aplicables a la transmisión, caja de cambios o puente diferencial. 

 positivo1  Los ralentizadores Klam no necesitan de ningún mantenimiento.

Debido a la construcción “cerrada” los rodamientos no necesitan de grasa alguna.oporte técnico a los OEM.

 Imagen relacionada  El diseño de los ralentizadores Klam es modular.

En caso de reparación los componentes son fácilmente intercambiables y pude ser efectuado sin necesidad de disponer de herramientas o conocimientos especiales.

 positivo1  Los ralentizadores Klam utilizan conexiones de la masa aisladas.

Se eliminan así las averías en los rodamientos o cualquier otro daño a rodamientos de la caja de cambios o grupo diferencial. 
 

  Los ralentizadores Klam tienen diferentes aplicaciones.

No son solamente aplicables para aplicaciones vehiculares, sino también son fabricados una amplia gama de productos para aplicaciones industriales.

 positivo1 Fabricación con estándares y homologaciones de máxima exigencia en materia de calidad/ Dpto Control de calidad.

Con la utilización de modernos métodos de producción y sistemas informáticos de diseño se ha conseguido un nuevo stator que mejora la precisión y la absorción de temperatura. 

 positivo1  50 años de experiencia.

La experiencia adquirida ha permitido obtener el nuevo sistema de fijación de bobinas, el cual es standard en todos los modelos Klam (U/L standard). 

 positivo1  Investigación y desarrollo.

Desde el año 2002 los productos Klam incorporan sistemas electrónicos de control. Estos sistemas  redundan en beneficio de los fabricantes de vehículos y tienen la posibilidad de integrar el ralentizador al sistema de control del vehículo.

 

Todos los materiales y productos utilizados disponen homologación U/L (USA y CE directrices)